Un comentario

  1. Me auscultó a mi con cuatro años y medio después de salir con la cabeza ardiendo de una flamada de gasolina y por suerte no hubo nada que lamentar. Era un buen amigo de mi padre junto a Isidro Villalta.
    RIP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *